Envestida

Con la tinta de mis labios tatuare,
Mis mas eróticos deseos
Tus sentidos lentamente llenaré
De perversos pensamientos.

Recorrere tu espalda
Cuantas veces sea posible
Hasta que de humedad
No queden restos visibles.

Conquisto tu silueta,
Seduces nuestra historia,
Tu pasión, mi fantasía
Inspiracion noche y día.

Todo lo que existe en mi ser
Sobre tu cama dejare derramar,
Tu dulce esencia de placer
A mis sentidos ha de excitar

Te retuerces  de satisfacción,
Mientras mis entrañas se torturan
Esperando tu venir
Al final un estruendo de pasión
Concediendole razón a mi existir

Que quedara de nosotros
En cada envestida
De mi cuerpo hacia el tuyo?

Únicamente un celo ardiente
Por hacerlo una vez mas.

Por A. Palacios

Reflexión del Autor

Es delicioso hacer el amor cuando no se planea, solo se da, en ocaciones por amor, en otras solo por deseo; Te puede pasar en cualquier lugar, en realidad no existe una limitación al momento, solo el acto egoísta de tener un orgasmo que nos saque todo lo que traemos dentro, bueno o malo, realidad o fantasía, euforia o estrés, o solo porque te dio la gana y lo amerita, el punto esta en que al final se busca la liberación del del cuerpo, volverte mas liviano; no hay pena, no hay ataduras, ni pudor, toda tu energía esta enfocada en conseguir el punto culminante  en el que tu existencia pueda tener su propia interpretación corporal de lo que es una Supernova.

La etapa mas romántica es el preámbulo, cuando estas en la exploración de las zonas erogenas, y empiezas a entender su cuerpo, lo llenas de detalles que excitan y llenan de placer, es aquí donde se juega un poco y se intentan cosas nuevas, donde te das cuenta hasta donde te pueden llevar y tomas la decisión de entregarte totalmente.

Uno de los mejores momentos de este tipo de experiencias es justo antes del clímax, cuando tu sistema empieza a acumular toda clase de sensaciones y de repente todo es mas lento, empiezas a sentirlo todo, su respiración, los latidos de su corazón, su olor, sus ganas,  sudor, su desesperación, sus ansias, el anhelo de conseguir tan añorada experiencia  , hasta por alguna misteriosa razón vas a escuchar el que te den las gracias por tan exquisita memoria, te lo dirán con una lagrimita en el ojo, una sonrisa enorme y la mirada perdida. 

Dime donde estabas cuando te paso? En la Biblioteca, en el carro, haciendo ejercicio, en la cocina, adentro del closet, en una alberca, en un jacuzzi, con un grupo de amigos, acampando, en la nieve, junto a una fogata, en la playa, en la cima, en tu cuarto, en la sala, en la terraza, en el patio, en la cochera, en el piso, en la oficina, algún transporte, alguna sugerencia? en que posición? se los dejo a su imaginación, lo único q les puedo decir es que lo mas probable es que no haya sido nada tradicional, si no mas bien de vanguardia. Alguien quiere platicar su experiencia?

A. Palacios

 

Publicado el

11 enero, 2016

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Shares