Humedad

Déjame apagar con mis labios
el calor que se desprende de la superficie de tu piel
Déjame tocarte hasta que mis manos se llenen de llagas
Déjame hacerte el amor hasta que nuestros cuerpos
desaparezcan entre las almohadas
Hasta que el sudor llene de humedad tus sabanas
Hasta que no quede aire en la habitación
Cada suspiro, cada aliento, saciado de pasión.

El aroma de tu piel invade mis espacios
y los llena con detalles de amor.
Tus caricias secan mis lagrimas
y las convierten en sonrisas de vida, de placer.
Tus besos llenos de verdad encienden mi cuerpo,
éxtasis al tan solo probar tu esencia de mujer.

– Por: APalacios
– Editada y revisada por: Armando

Publicado el

9 octubre, 2015

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Shares