Morada de amor

Te conocí en un lugar sin esperanza, con un invierno permanente, en el que existía el dolor y el alcohol para vivir en desolación. Este lugar lo has convertido en el refugio de mis recuerdos, en el laberinto de mis caprichos, en la puerta de mis alegrías. Aquí en cada esquina puedo ver como me miran esos ojos que desnudan mis ideas. Este recinto ahora es nuestra morada de amor.

– Por: APalacios
– Editada y revisada por: Armando

Publicado el

15 septiembre, 2015

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Shares